Ternas

Publicado: 27/02/2015

No solo porque son tres los nominados, sino también porque son los tres poderes del Estado Provincial los que definen quienes conforman estas ternas y a cual de ellos se elige. 
Con escaso rigor profesional, ya que los criterios para elegir a los privilegiados aspirantes es únicamente político, amistoso o familiar. Con una minima evaluación de los antecedentes profesionales, personales y psicológicos ya que las reuniones en la Comisión de Asuntos Institucionales de la Legislatura de Jujuy es simplemente un formalismo. Y sin ninguna propuesta innovadora para el cargo a cubrir o la expresión de alguna alternativa para hacer a la justicia mas eficiente. 
Así se eligen los jueces, fiscales y funcionarios del Poder Judicial en Jujuy. Así es que la justicia se debilita, el cumplimiento de la ley es excepcional, la impunidad se generaliza y la independencia del poder es una entelequia.
He sostenido esta posición cada vez que me ha tocado como Legisladora Provincial votar los pliegos, pueden verificarlo en las versiones taquigráficas de la Legislatura de Jujuy. El sistema esta dispuesto así, lo que no implica que sea optimo ni mucho menos transparente.
Y en esto están involucrados todos los partidos políticos, por acción o por omisión. Porque no es cierto que sea necesario reformar la Constitución para conseguir un sistema de selección de jueces más acorde a la naturaleza misma de ese poder; solo con una ley puede modificarse, pero a esa ley no quieren votarla ni los peronistas ni los radicales. Es el acuerdo PJ-UCR el que lleva treinta años dividiéndose los porcentajes de las designaciones en la justicia en función de las manos levantadas en la Legislatura. Así, una encumbrada jueza radical pone y dispone sobre la sede judicial de su ciudad; y el otro juez chequea telefónicamente con algún Ministro si los nombres de la lista son los correctos. Así, la independencia de la justicia no existe y se transforma en un sistema oscuro sobre el que nadie opina. ¿O los jujeños saben quienes son los jueces y fiscales y a que intereses responden? ¿Hay alguna información sobre su desempeño? ¿Algún abogado local sabe cuando y donde hay que inscribirse para ingresar al Poder Judicial? ¿El público puede conocer y evaluar los curriculums de los postulantes antes de ser aprobados los pliegos? ¿Alguien controla las vinculaciones políticas y profesionales de los propuestos?
No. Todas las respuestas a estas preguntas son un rotundo y silencioso NO. No existe la carrera judicial en Jujuy. No se estandarizan procedimientos ni se premia la eficiencia y la celeridad, lo que impide la competencia hacia adentro del poder y solo se estimula la mediocridad. No se evalúa el desempeño de los funcionarios ni la idoneidad profesional, ya que no solo hace falta un titulo de abogado para impartir justamente justicia sino la aplicación de criterios jurídicos que vayan de la mano del sentido común a la hora de dictar sentencias. No se controla nada, desde los horarios de trabajo hasta el tráfico de influencias.
Pero que buena carrera! Permanente y ascendente, ya que los cargos son vitalicios y no existe la posibilidad de bajar de categoría, se ingresa por amistad o simpatía, y se asciende por obra y gracia de algún amigo influyente. Que buena carrera en la que no hay que pasar por el veredicto del voto popular, ni por el Tribunal de Cuentas, ni por los sumarios administrativos. Que buena carrera que tiene los mejores sueldos de la Administración Publica y son los únicos que no pagan Impuesto a las Ganancias. 
Ayer se publicaron las ternas nuevamente. Y se elegirá de la misma forma. 
Ya va siendo hora de que algunas cosas cambien. Hay que elegir a jueces y fiscales que tengan la capacidad y el coraje de cambiar las cosas, especialmente en un poder que tiene el poder de decidir sobre la vida diaria y el orden de una sociedad, y sobre la libertad de sus ciudadanos.