En plenario de comisiones de la Cámara de Diputados, ayer logramos el dictamen del Proyecto de Ley de Economía del Conocimiento, una iniciativa que busca fomentar a industrias y pymes tecnológicas mediante exenciones impositivas.

Representa una inmensa mejora de las condiciones para el desarrollo de las Pymes y de la industria tecnológica en general, porque dispone beneficios impositivos por 10 años, que serán retroactivos al 1° de enero. Más precisamente, hasta el 60% de reducción del Impuesto a las Ganancias y del 70% en Aportes Patronales para las empresas del sector tecnológico que cumplan con determinados requisitos. Y prioriza a las Pymes, con mayores exenciones en caso de que estén en zonas desfavorables y/o incorporen una perspectiva género en sus contrataciones.

Si logramos convertirla en ley, las industrias del conocimiento podrán volcar toda su capacidad a la generación de nuevos proyectos y empleos, creando fuentes de ingresos fiscales genuinos a través de un mayor nivel de producción.

En Argentina es indispensable una nueva matriz productiva nacional, y con este proyecto que fue consensuado con las cámaras empresarias, avanzamos en ese camino.